TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 10 de enero de 2014

GRANDES FRAUDES DE LA ARQUEOLOGIA: Las Tablillas de Glozel

Las Tablillas de Glozel son uno de los misterios que han levantado controversia, debate y escepticismo en el mundo científico y arqueológico en el mundo actual. Fueron descubiertas por Emile Fradin (1907-2010) el 1 de marzo de 1924 en cercanías de la localidad de Glozel, en el departamento francés de Allier. Su hallazgo fue fortuito y casual en el momento de su excavación. Tiempo después, un médico de Vichy, Antonin Morlet, que ocupaba sus ratos libres en cultivar la arqueología, investigó el descubrimiento y publicó una investigación acerca del hallazgo que aún es propiedad de su descubridor.A partir de esa publicación, se inicia una larga disputa polémica acerca de la veracidad y contenido del descubrimiento, que involucra argumentos no muy científicos, entre los cuales Morlet defiende su postulado en el cual data el periodo histórico de entre 5000 a 6000 a de C. Pero entre sus opositores está Louis Capitan, quién quería compartir el descubrimiento con Morlet aunque este se negó por temor a que lo desecharía y plagiaría la publicación de la investigación. Posteriormente se le unieron otros opositores que contribuyeron con la disputa. A partir de las publicaciones de los descubrimientos, estos se tornaron muy contradictorios y aparecieron grupos que defendían y rechazaban la autenticidad de las tablillas y la comunidad científica consideró que los descubrimientos eran un fraude. El descubrimiento fue informado al Departamento de Inspección arqueológica del gobierno francés y se inició una larga pugna judicial en contra de Emile Fradin, a quién se le acusó de estafa y falsificación de los hallazgos pero Fradin, debido a su condición de campesino demostró su inocencia argumentando su desconocimiento por la prehistoria. Aun así, Morlet siguió con las excavaciones hasta 1941, cuando se aprobó una ley que prohíbe excavar el suelo francés sin autorización oficial a cualquier tipo de posible descubrimiento. Al reiniciarse las excavaciones en 1983, a demanda del Conseil supérieur de la recherche archéologique1 y de acuerdo con los resultados de la investigación, se llego a la polémica conclusión de que “no había falsificación”. A pesar de ello, la controversia sigue y la arqueología oficial ha dado la espalda a los descubrimientos de Glozel, ya que su aceptación significaría para ellos tener que reescribir la Historia.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...