TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 13 de diciembre de 2013

MARAVILLAS DE LA ANTIGÜEDAD: El Templo de Artemisa

La tercera de nuestra lista estaba ubicada en la ciudad de Éfeso (actual Turquía) dedicado a la diosa Artemisa (Diana para los romanos) Se dice que su construcción fue comenzada por el rey Creso de Lidia y duró unos 120 años. De grandes dimensiones y hermosa arquitectura, fue considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo por Antípatro de Sidón, quien elaboró la famosa lista. El templo estaba compuesto por numerosos edificios, siendo el más importante el dedicado a Artemisa, a quien se le rendía en Éfeso un culto en cierto modo prehelenístico, representando más la fertilidad que la virginidad que significaba para los griegos. A la diosa se la representa con una corona amurallada, símbolo de Cibeles, y, al igual que ella, la Artemisa de Éfeso era servida por esclavas llamadas megabyzae. La costumbre griega del sincretismo asimiló todas las deidades extranjeras bajo alguna forma de las divinidades del Olimpo, y está claro que en Éfeso, la identificación con Artemisa que hicieron los colonos jonios no era muy apropiada. Salvaje, independiente y de una fuerza y belleza superiores. Así aparecía Artemisa, la diosa de la fertilidad, la caza y la guerra, en la mitología griega. Hija de Zeus y hermana gemela de Apolo, es una de las doce grandes divinidades olímpicas. Artemisa era una diosa indomable, que no sólo daba la vida, sino que también la quitaba. En su honor, y para apaciguarla, el rey Creso de Lidia mandó erigir el templo de Artemisa en Éfeso, en cuyo interior se hallaba la estatua de la diosa, de dos metros de altura en madera de vid revestida con plata y oro. Visitado por mercaderes, reyes y viajeros - que pagaban tributo a Artemisa en forma de joyas y otros bienes – el esplendor del templo también atrajo adoradores que formaron el culto de Artemisa, pero también a dementes como Eróstrato quien la incendio el 21 de julio del año 356 A. C. la noche que nació Alejandro Magno. Según los historiadores, su único fin fue lograr fama a cualquier precio. Más tarde, Alejandro ofrecería a los efesios costear su reconstrucción, a lo que se negaron, aduciendo que no era conveniente que un dios le construyera un templo a otra divinidad. Sin embargo, el templo fue restaurado tras su muerte, en el año 323 a. C. el cual sería arrasado por los godos en el año 262 d.C. en tiempos del emperador Galieno, quien como cristiano no tuvo ningún interés en reconstruir un lugar pagano, por lo que pronto cayo en el olvido. El lugar del templo fue redescubierto en 1869 por una expedición del Museo Británico, el cual encontró varias esculturas y artefactos entre sus ruinas. Sin embargo, existen planes para reconstruirla una vez más. En efecto, la Selçuk Artemis Culture, Arts and Education Foundation tiene prevista la construcción del Artemision por tercera vez en la historia. El nuevo templo, que mantendrá el mismo tamaño de su antecesor, se construirá en una zona llamada Kurutepe, a 1500 metros de la ubicación original del templo y cuenta con un presupuesto de 150 millones de dólares. Esperemos que ese deseo se convierta pronto en una realidad.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...