TIEMPOS DEL MUNDO

lunes, 23 de diciembre de 2013

UN MISTERIO SIN RESOLVER: En busca de la tumba de Atahualpa

Una curiosa noticia dada a conocer por The Telegraph da cuenta de un nuevo hallazgo arqueológico que podría resolver definitivamente el misterio de Atahualpa, a quien la historiografía oficial califica erróneamente como el último emperador Inca, cuando en realidad fue un usurpador que no llego a ocupar el trono."El sepulcro de Atahualpa, ejecutado por los conquistadores españoles, siempre ha sido un misterio. Así que si el nuevo hallazgo resulta ser su sepulcro podría ser uno de los mayores descubrimientos arqueológicos de la historia", comparable con la tumba de Tutankamón, comentó a The Telegraph, Benoit Duverneuil, miembro del equipo internacional arqueológico que realiza las excavaciones. En efecto, el supuesto hallazgo se produjo en el Ecuador, en lo alto de los Andes del Parque Nacional Llanganates. Se trata de una estructura inca de casi 80 metros de altura, con paredes arregladas en un ángulo de 60 grados, compuesta por cientos de piedras de dos toneladas. Agregó que la estructura se parece a una antigua plaza y muchas de las piedras tienen bordes afilados, como si fuera esculpida por manos humanas. "Podría contener las habitaciones y otros montículos que pueden estar cubriendo otras estructuras", comentó Duverneuil. El lugar, creen los investigadores, podría también albergar el perdido Tesoro de Llanganates: una colección de oro y otros objetos de valor que los súbditos de Atahualpa acumularon para pagar a los conquistadores españoles que lo habían capturado en Cajamarca, camino al Cuzco - la capital imperial - donde pensaba coronarse emperador, luego de vencer y capturar a su hermano Huáscar, el legitimo gobernante (a quien luego mando a asesinar), tras una sangrienta guerra civil que asolo el Imperio. Se dice que Atahualpa prometió a Pizarro una habitación llena de varios artefactos de valor incalculable, pero los españoles traicionaron su palabra y sin esperar a que terminarse de completar el rescate prometido, lo ejecutaron en 1533 y luego de un suntuoso funeral cristiano – la cual ilustra nuestra nota – fue enterrado en la iglesia de Cajamarca. Sin embargo, esa misma noche sus partidarios robaron su cuerpo y no se supo mas de el. Es por ello que tanto arqueólogos como historiadores se han preguntado que fue lo que sucedió con el cadáver y al respecto se han tejido diversas teorías. Estaremos atentos al resultado de este descubrimiento.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...