TIEMPOS DEL MUNDO

lunes, 30 de diciembre de 2013

LES ÉTRUSQUES ET LA MÉDITERRANÉE: Los etruscos conquistan el Louvre

El museo francés del Louvre-Lens, que en su primer año recibió a cerca de 900 mil visitantes, presenta una gran exposición titulada "Los Etruscos y el Mediterráneo", el cual podrá visitarse hasta el 10 de marzo del 2014.El moderno centro de exposiciones, concebido como una subsede del Louvre de París, fue inaugurado el 4 de diciembre de 2012 en un antiguo enclave minero del departamento de Norte Paso de Calais. Durante su primer año, el museo recibió la visita de una gran cantidad de vacacionistas de Francia, así como también de otros 70 países, gracias a su ubicación en un estratégico cruce de rutas, cerca de las fronteras de Bélgica y Alemania y de la entrada del Eurotúnel que se conecta con Reino Unido.Dos arquitectos-estrella japoneses de la transvanguardia (Sejima y Nishizawa) erigieron sobre unas antiguas minas de carbón un edificio de cristal y aluminio que serpentea como una culebra de agua entre los campos del norte de Francia y que por espacio de tres meses, exhibirá los rescoldos de una civilización perdida. La exposición “Los etruscos y el Mediterráneo”. La ciudad de Cerveteri, coorganizada por el Louvre-Lens y por el Palacio de Exposiciones de Roma (a donde viajará en marzo), establece un relato ininterrumpido de 10 siglos para explicar cómo eran aquellos hombres y mujeres que se sintieron seducidos por la estética griega y que fueron conquistados y borrados de la historia por las legiones romanas. Tumbas, santuarios, mansiones, ofrendas, guerras, lapidaciones, banquetes, vino y perfume, armas y muerte… todo sirve en estos casi 2.000 metros cuadrados de exposición para resucitar la idiosincrasia de estos pobladores del viejo Mare Nostrum (se asentaron en lo que hoy sería la Toscana italiana), fascinados por igual ante el poderío cultural y militar de la antigua Grecia y ante las mil y una noches de Oriente. El conjunto demuestra la furia importadora de belleza expresada por los príncipes etruscos, que lo traían todo de todas partes para demostrar al mundo que lo querían todo… porque se lo podían permitir gracias al intensivo comercio con griegos y fenicios del que se beneficiaron sobre todo desde su puerto marítimo de Pyrgi. Una de las aristocracias más potentes del Mediterráneo, más proclives a los héroes que a los dioses y a las leyendas y mitologías, los hijos de Cerveteri tuvieron tiempo para todo tipo de refinamientos —1.000 años dan para mucho—, pero no rechazaron el olor de la sangre. Les gustaban las ánforas repletas de vino, los jarrones ricamente decorados, los buenos ropajes y las mejores moradas, pero también les gustaba el jaleo guerrero. Y poca broma: lapidaban a sus enemigos. Así que el conjunto de obras expuesto en Lens lo mismo abre los ojos del visitante al sobrecogedor Sarcófago de los esposos (estrella del Departamento de Antigüedades Griegas, Etruscas y Romanas del Louvre, recién restaurado por el equipo de conservadores del Louvre-Lens), a la Tumba de los cinco asientos o a las Plañideras de Cerveteri que a capítulos como la masacre de los prisioneros foceanos empeñados en instalarse en Córcega. Pero como todo tiene su final, llegaron los romanos y acabaron con su civilización, pero quedo su arte, que podemos apreciarlo hasta el 10 de marzo. A que tenemos tiempo para visitarlo.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...