TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 25 de agosto de 2017

BIG BEN: El reloj de Londres

Si tenéis pensado visitar la capital británica y escuchar las campanadas del mítico Big Ben, te llevaras una sorpresa porque desde el pasado lunes ha dejado de marcar las horas durante los próximos cuatro años. Ello debido a los trabajos de restauración al que será sometido el famoso reloj, que se encuentra ubicado en una de las torres del Palacio de Westminster, sede del Parlamento británico. Ese día, en medio de un silencio sepulcral, tan sólo roto por los autobuses de dos plantas que recorren el corazón de Londres, el Big Ben se despidió de la ciudad hasta el 2021 con un último tañido que acompañó los aplausos y vítores de los miles de turistas que se hallaban congregados. Las obras servirán para restaurar y reparar la esfera del reloj y su mecanismo, sus campanas, y la estructura de esta torre de 96 metros construida en 1856. Además, se instalará un ascensor como alternativa a los 334 escalones que llevan a lo alto de la torre. Estrictamente hablando, el Big Ben es la campana del gran reloj, pero comúnmente da nombre al conjunto de la torre y su reloj. Pesa 13,7 toneladas y señala cada hora. Está acompañada de otras cuatro campanas que marcan los cuartos. Ha funcionado casi sin interrupciones durante los últimos 157 años, con la excepción de un par de pausas de mantenimiento y renovación en 2007 y en 1983-85. El desmonte de esa obra de la ingeniería victoriana, ideada por Charles Barry, no impedirá que el reloj en sí continúe funcionando, gracias a la instalación de un motor eléctrico que sustituye al mecanismo original en reparación. Sin embargo, en algún punto de los trabajos los operarios deberán cubrir las cuatro caras de la torre, dejando oculta temporalmente la referencia horaria más respetada del país. Estos trabajos obligan a la BBC, que transmitía en directo las campanadas mediante un micrófono instalado cerca del reloj, a recurrir a una grabación para dar la hora. De esta manera, los habitantes de la ciudad volverán ahora a echar de menos ese sonido tan característico, con el consuelo de que lo recuperarán de forma puntual en ocasiones especiales, como la despedida del año que congrega a multitudes en su entorno o el Remembrance Sunday (el domingo del recuerdo que cada noviembre conmemora la firma del armisticio que luego puso fin a la Primera Guerra Mundial). El megaproyecto de restauración - que costará 37 millones de dólares - generó una fuerte polémica en la opinión pública y hasta un cruce entre la primera ministra, la conservadora Theresa May, y el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, por la duración de los trabajos en el reloj. "Ha habido un sinsentido tremendo en todo este asunto... Hay compañeros que dicen que la Casa de los Comunes ha conseguido algo que ni la Luftwaffe consiguió, parar el Big Ben", declaró por su parte el parlamentario conservador Connor Burns. Solo nos queda esperar hasta el 2021 para volver a escuchar en directo las clásicas campanadas de un icono de Londres.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...