TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 19 de mayo de 2017

HASANKEYF: Una ciudad milenaria que desaparecerá bajo las aguas

Los 12.000 años de historia de Hasankeyf comienzan a desaparecer. A falta de que la ciudad sea totalmente inundada debido al polémico plan del Gobierno turco de construir una presa a los pies del mítico río Tigris, las autoridades han completado la primera parte del traslado de uno de los monumentos que se salvará de la llegada de las aguas. En efecto, la tumba de Zeynel Bey, construida en el siglo XV, representa el único resto arqueológico de la tribu Ak Koyunlu, quienes desarrollaron un arte muy influido por la tradición persa. Los Ak Koyunlu mantuvieron una importante presencia en lo que hoy es el sudeste de Turquía, pero finalmente fueron derrotados por los otomanos. Precisamente, Zeynel Bey, hijo del fundador de la dinastía, Uzun Hasan, murió peleando contra estos durante la batalla de Otlukbasi, en 1473. Hasta 50 operarios han participado en la operación de traslado, que se ha extendido durante cinco horas, aunque se prevé que se tardará unos días más hasta que el proceso se complete. Hasta dos años se ha trabajado en las preparaciones para este esfuerzo logístico. Entre otras medidas, ha sido necesario construir una carretera entera y una plataforma con cerca de 150 ruedas. Antes de iniciar el movimiento, además, los operarios añadieron al mausoleo una base de cemento de cerca de un metro de profundidad. Durante los últimos meses, la tumba recibía al visitante con ese gris añadido. A unos dos kilómetros de la actual Hasankeyf las autoridades están levantado una nueva ciudad a la que se tendrán que trasladar los residentes del milenario enclave una vez se finalice la presa de Ilisu. Allí se planea construir un Nuevo Parque Cultural de Hasankeyf, el lugar donde ya descansa la tumba. “Es muy triste que vayan a llevarse de aquí la tumba de Zeynel Bey”, aseguraba John Crofoot, poco más de un mes antes de que se llevara a cabo el traslado. Este americano, tras numerosos años viviendo en la ciudad, se ha convertido en uno de los grandes activistas en contra de los planes de Ankara. “La tumba forma parte de un conjunto, encaja perfectamente con el paisaje, se construyo para estar donde está, no a dos kilómetros de aquí”, añadía. Sin embargo, a pesar de la resistencia de diversas plataformas, así como de haber sido reconocido como uno de los 7 los Patrimonios Históricos más Amenazados de Europa, el Gobierno continúa con sus planes de construir la presa junto a Hasankeyf. La gran mayoría de vecinos ya se ha resignado a tener que ver cómo se inundan las casas y las cuevas donde vivieron sus antepasados. Una muestra más de la intolerancia practicada por Recep Tayyip Erdogan, aquel cruel dictador asesino de los kurdos.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...