TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 14 de febrero de 2014

EL APOLO DE GAZA: Una valiosísima estatua surgida de las aguas

Una noticia publicada esta semana por The Guardian da cuenta del hallazgo de una escultura de 2000 años de antigüedad de gran valor histórico. Perdida durante siglos, una rara estatua de bronce del dios griego Apolo ha aparecido misteriosamente en la Franja de Gaza, sólo para ser incautada por la policía y desaparecer casi de inmediato de la vista. En efecto, la noticia del notable hallazgo ha capturado la imaginación del mundo de la arqueología. Un pescador de la zona dice que encontró el bronce de 500 kg del dios griego en los fondos marinos en agosto pasado, y se lo llevó a su casa en una carreta tirada por burros, sin darse cuenta de la importancia de su hallazgo. Otros rápidamente adivinaron su importancia, y la estatua apareció brevemente en eBay con un precio de $ 500,000 –muy por debajo de su valor real, que es incalculable. Al enterarse de la noticia, la policía del grupo islamista Hamas rápidamente se apodero de ella y dice que están investigando el asunto. Los arqueólogos no han podido poner sus manos en el Apolo –para su gran frustración– y en su lugar debe estudiar minuciosamente algunas borrosas fotografías de la deidad intacta, que yacen incongruentemente en una cobija estampada. “Es única. De alguna manera yo diría que no tiene precio. Es como cuando la gente pregunta ¿cuál es el [valor] del cuadro La Gioconda en el Museo del Louvre”, dijo Jean-Michel de Tarragón, historiador de la escuela francesa bíblica y arqueológica de Jerusalén. La condición aparentemente prístina del dios sugirió que fue descubierto en la tierra y no en el mar, dijo, especulando que la verdadera ubicación de donde fue descubierta no fue revelada para evitar discusiones sobre la propiedad de la misma. “Esto no se encontró en la orilla del mar o en el mar ... está muy limpia. No, se [encontró] en un sitio seco”, dijo, y agregó que no había señales de la desfiguración de metal que uno normalmente ve en elementos sacados del agua. El pescador palestino Joudat Ghrab, de 26 años, cuenta una historia diferente. Dijo que vio una forma similar a la humana situada en aguas poco profundas a unos 100 metros de la costa, al norte de la frontera de Egipto con Gaza. Al principio pensó que se trataba de un cuerpo gravemente quemado, pero cuando se sumergió para echar un vistazo más de cerca se dio cuenta de que era una estatua. Dice que él y sus parientes pasaron cuatro horas para arrastrar el tesoro a tierra. La figura descolorida verde-marrón muestra al joven dios atlético de pie sobre dos piernas musculosas, tiene un brazo extendido, con la palma de la mano hacia arriba, tiene pelo rizado abundante. Uno de los ojos tiene un iris de piedra y el otro es una cuenca vacía. Ghrab dijo que le cortó un dedo a la estatua para llevársela a un joyero para ver si era de oro. Un hermano suyo le cercenó otro dedo también para cerciorarse. Ambos dedos fueron derretidos por los joyeros. El museo del Louvre en París se ha ofrecido a las autoridades de Hamás para restaurar y cuidar la estatua, pero de momento el Apolo de Gaza se encuentra en paradero desconocido desde que la policía lo requisó. Se dice que las autoridades de Gaza planean exhibirlo, pero existe un problema y es que al estar desnudo, probablemente tendrían que taparle las partes bajas para no ofender sensibilidades. Como sabéis, la franja de Gaza es un sitio rico en restos arqueológicos, ya que acumula más de 5,000 años de historia, desde los egipcios, pasando por los romanos, hasta la época de los cruzados, pero desde que Hamás se hizo con el control de la zona en 2007, las fronteras están prácticamente selladas. Los arqueólogos extranjeros que han visto las fotografías del Apolo se lamentan de la imposibilidad de entrar en la franja para excavar, ya que podría haber más restos de la misma época en igual estado de conservación.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...