TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 13 de abril de 2012

COMO SUCEDIO EN IRAK: Los tesoros de Siria expuestas al saqueo y la destrucción


La violencia que sacude a Siria desde mediados de marzo de 2011 propiciada por EE UU e Israel para derrocar a Bashir al Assad mediante un ejército de mercenarios - tal como sucedió en Libia, para apoderarse del país e instaurar un gobierno colaboracionista - ha expuesto sus tesoros arqueológicos al saqueo y la destrucción. En efecto, los expertos coinciden en que las zonas más afectadas son la antigua ciudad de Palmira y las ruinas grecorromanas de Apamea, lugares que escapan del control del régimen: "En los últimos tres o cuatro meses los saqueos se han multiplicado. Hemos recibido un vídeo que muestra personas arrancando los mosaicos con martillos en Apamea. Y lo mismo en Palmira, y en numerosas excavaciones clandestinas", ha afirmado la directora de los museos de Siria, Hiba al Sajel, quien lamenta que con los saqueos una gran parte de la Historia se está perdiendo, explica que los ladrones se mueven por el ánimo de lucro y no comprenden la importancia de lo que encuentran. Las piezas robadas terminan siendo extraídas a países vecinos y vendidos en el mercado negro, tal como sucedió en Irak. Así, diversas piezas del museo de Hama, en el centro del país, han sido robadas, incluyendo armas antiguas y una estatua que databa de la época de los arameos. La ciudadela de Shaizar, situada al norte de Siria, sobre el río Oronte, también ha sido dañada por la violencia, mientras que en Apamea se ha derribado una estatua romana en mármol. Igualmente saqueada, la antigua ciudad de Ebla, en la provincia de Idleb, en el noroeste, sufrió la sacudida de los combates entre el ejército regular y los mercenarios al servicio de los EE. UU. e Israel, empeñados en imitar el “modelo” libio a como de lugar. A fines de marzo, la UNESCO había pedido a las partes en conflicto que "aseguren la protección de la excepcional herencia cultural" del país, que posee un impresionante patrimonio arqueológico e histórico y tiene en su capital, Damasco, una de las ciudades más antiguas del mundo. Junto a ella, otros cinco sitios sirios están inscritos en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO: las ciudades de Bosra y Alepo, Palmira, el Krak de los Caballeros y Qalaat Salah el Din, además de las antiguas ciudades muertas del norte, todas ellas en peligro de desaparecer si se incrementa el conflicto – azuzado por los EE UU e Israel - tal como lamentablemente vemos hoy en día. ¿Se podrán salvar sus tesoros o desaparecerán irremediablemente por la codicia de estos bárbaros? Solo el tiempo lo dirá.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...