TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 13 de enero de 2017

METRÓPOLIS: A 90 años de la visión futurista de Fritz Lang

Esta semana se conmemoró los 90 años del estreno de la película alemana silente Metrópolis, dirigida por el austriaco Fritz Lang(1890-1976), una obra considerada pionera del expresionismo alemán. Esta película, estrenada en 1927, y producida por UFA (Universum Film AG), esta basada en la novela homónima de su esposa Thea von Harbou, Lang presentó un futuro en una vanguardista urbe del Siglo XXI, totalmente deshumanizada, con una robot como protagonista, que anteriormente fuera una luchadora social de la ‘oprimida’ clase trabajadora. La historia futurista se desarrolla en 2026, en una megalópolis donde sus habitantes privilegiados viven en inmensas torres, mientras que los pobres son obligados a trabajar bajo tierra, siendo encargados del funcionamiento de la maquinaria que mantiene las comodidades de los ricos. En este mundo totalitario surge el amor entre dos miembros de esas clases sociales contradictorias, mientras a su alrededor los trabajadores se rebelan contra la clase opulenta. A Fritz Lang le gustaba recordar que la historia de Metrópolis nació en su viaje a Estados Unidos, en octubre de 1924, viendo desde su barco en la noche ante el puerto neoyorquino los rascacielos de la ciudad y las calles iluminadas. Al regresar, Thea von Harbou se pondría a trabajar en el guion. Esta inspiración se puede relacionar con el rodaje en la materialización de las ideas visuales más que con el guion, ya que la historia estaba probablemente muy perfilada en julio de 1924. Von Harbou escribió asimismo una novela que se basó en la trama de la película.En la representación del orden social, Metrópolis se apoya por un lado en el marxismo: hay dos clases sociales claramente diferenciadas y separadas, en las que una explota a la otra sin que haya posibilidades de medrar. La “alienación del trabajo” podría relacionarse con que haya algunas máquinas sin una utilidad reconocible. Por otro lado también se critica el ideal de revolución socialista. El personaje del robot María, representado claramente como malvada, lanza a los trabajadores a la lucha, y como resultado destrozan su medio y sustento, empeorando su situación en lugar de mejorarla. La colaboración entre clases sociales, en lugar de la lucha de clases, recuerda sin embargo al nacionalsocialismo y su ideología, ya que era la estructura económica corporativista que defendía el programa del Partido Nacional-Socialista de los Trabajadores de Alemania (NSDAP); ideología con el cual simpatizaba Thea von Harbou. La versión inicial de Metrópolis sufrió numerosos cortes y modificaciones en su montaje, especialmente para su estreno en los Estados Unidos, que desvirtuaron en buena medida el guión elaborado por Harbou y realizado por Lang. El metraje descartado fue dado por perdido, por lo que la versión conocida durante la mayor parte del siglo XX no era completa; aun así, en el 2001 la película fue objeto de una profunda restauración en la que participaron numerosas filmotecas a nivel mundial, hecho que condujo a su designación como Patrimonio de la Humanidad. En el 2008 fue localizado en Buenos Aires un muy deteriorado fragmento en formato de 16 mm, lo que permitió incorporar a la película casi 26 minutos prácticamente inéditos desde su estreno inicial además de realizar un nuevo montaje más cercano al original que comenzó a comercializarse en el 2010.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...