TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 4 de noviembre de 2016

LA TUMBA DE JESUCRISTO: Secretos del lugar más sagrado para el cristianismo

Una noticia dada a conocer el pasado fin de semana indica que luego de siglos de misterio, la tumba de Jesucristo, ubicada en la Iglesia del Santo Sepulcro, en Jerusalén y que había permanecido intacta desde 1555, fue abierta para someterla a un proceso de restauración. En efecto, por estos días, un equipo de investigadores de National Geographic está grabando los trabajos de restauración que se realizan en ese lugar sagrado para miles de millones de personas en todo el mundo. "El revestimiento de mármol de la tumba fue retirado y nos sorprendió por la cantidad de material de relleno debajo de ella" explicó Fredrik Hiebert, arqueólogo de la misión. "Será un análisis científico largo, pero finalmente seremos capaces de ver la superficie de la roca original en la que, según la tradición, se colocó el cuerpo de Jesús", agregó. Según se describe en el Nuevo Testamento, el cuerpo de Cristo luego de su crucifixión, fue depositado en una cueva de piedra caliza, hecho que ocurrió en el año 33 de la era actual. Al tercer día de su muerte a manos de los judíos, el Mesías resucito y su cuerpo pudo salir de ese sepulcro que era custodiado por los soldados romanos. Desde entonces quedo vació y se convirtió en un lugar reverenciado por los cristianos. La restauración está a cargo de un equipo de científicos de la Universidad Técnica Nacional de Atenas. Los arqueólogos trabajan sobre una estructura conocida como edículo, que al igual que la tumba interior, están en proceso de recuperación. "Estamos en el momento crítico para la rehabilitación del edículo", indicó Antonia Maropoulou, directora del grupo científico. Un análisis de la roca en donde se depositó el cuerpo de Jesús podría contribuir a comprender tanto la forma original de la cámara sepulcral como también cómo evolucionó a través de los años este lugar de veneración. "Las técnicas que estamos usando para documentar este monumento único permitirán al mundo estudiar nuestros hallazgos como si ellos mismos estuvieran en la tumba de Cristo", expresó Moropoulou. Como sabéis, en el siglo IV, el emperador Constantino - quien declaró al cristianismo como la religión oficial del Imperio - ordenó encontrar la sepultura que acogió el cuerpo de Jesucristo antes de resucitar. Su madre, Helena, fue quien descubrió la tumba de Cristo, la Santa Cruz y otras reliquias cristianas durante su peregrinación a Jerusalén en el año 326. El primer Edículo fue construido en el año 335. Después de que los musulmanes lo destruyeran en 1009, fue reconstruido a mediados del siglo XI por orden del emperador Constantino IX. En 1555 fue reconstruido una vez más, en esa ocasión por el custodio franciscano Bonifacio de Ragusa, quien coloco el revestimiento de mármol a la sepultura para su protección. Pero en 1808 la capilla sufrió un incendio por lo que volvió a ser reconstruido entre 1809 y 1810 según el proyecto de un arquitecto griego. Durante la reconstrucción usaron como modelo una capilla del monasterio de Nueva Jerusalén, a unos 50 kilómetros al oeste de Moscú. El análisis profundo de la roca original permitirá estudiar en detalle el santo sepulcro. Los científicos podrán no solo identificar la forma original de la cámara de la tumba, sino también comprender mejor por qué Helena, madre del emperador romano Constantino, decidió que esta tumba fue la sepultura de Jesucristo luego de su crucifixión. Poder llevar a cabo este estudio es muy importante, especialmente teniendo en cuenta que las autoridades religiosas no son muy propensas a dar permisos para que se investiguen reliquias y monumentos. El final de la restauración del Edículo, cuyo presupuesto supera los 4.000 millones de dólares, está previsto para la primavera del 2017.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...