TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 4 de septiembre de 2015

POLONIA: Secretos y misterios del legendario “tren fantasma“ nazi

Eran los últimos días de la II Guerra Mundial en Europa y los alemanes - como depositarios de la cultura occidental - trataban de salvar invaluables obra de arte e incalculables tesoros para evitar que cayeran en manos de las hordas comunistas, para lo cual eran trasladados por su seguridad al corazón de Alemania. Sin embargo, uno de aquellos trenes utilizados para ese fin altruista proveniente de Prusia, “desapareció” sin dejar rastro de su existencia entre las actuales fronteras de Polonia y la República Checa … hasta ahora. En efecto, a mediados del pasado mes, dos 'cazadores de tesoros' afirman haberlo localizado en Polonia. Los responsables de hallazgo, un polaco y un alemán, dijeron haber encontrado un "tren blindado" de más de 150 metros cuyo interior - afirman - alberga armas y todo un cargamento de metales preciosos, lo que podría poner fin a 70 años de rumores, mitos y búsqueda del tren nazi desaparecido en 1945. La reclamación fue presentada a las autoridades locales del distrito polaco de Walbrzych y en ella los buscadores de tesoros demandan el 10% del valor del contenido de su hallazgo. Tras ser examinado por los expertos, el vicealcalde de la ciudad polaca de Walbrzych confirmó que se trata del famoso tren - cuya búsqueda ha originado por décadas toda clase de leyendas y especulaciones acerca de lo que contenía - del cual se cuenta que estaba cargado de armas y de todo un cargamento de metales preciosos y obras de arte. No obstante, Arkadiusz Grudzien, portavoz de la oficina legal del consejo de Walbrzych declaró que el tren tal vez no contiene elementos de valor como se creía. "El tren es de naturaleza militar” admitió. Se cree que entre los tesoros que albergaría dicho tren estaría nada menos que el fastuoso Salón Ámbar, cuya construcción se remonta al 1700. Cuando Federico I se convirtió en el primer rey de Prusia, su esposa Sofía Carlota de Hannover resolvió mostrar la grandeza de su marido levantando una sala especial en el Palacio de Charlottenburg, ubicado en Berlín. Al cabo de seis años, quedó construida esta obra arquitectónica única: de 55 metros cuadrados formada por gigantescas placas de ámbar, láminas de oro y cientos de piedras preciosas. Sin embargo, en 1716, el rey Federico Guillermo II de Prusia buscó fortalecer el vínculo con su aliado el zar Pedro el Grande de Rusia y se lo obsequió .Así, la cámara fue instalada en el Palacio Catalina en San Petersburgo y permaneció indemne a la revolución bolchevique y la guerra civil. Sin embargo, en 1941 frente al avance nazi, los rusos buscaron trasladarlo a Ekaterimburgo - en los Urales - pero no tuvieron éxito ya que los alemanes interceptarn la carga y lo trasladaron por su seguridad a Alemania, siendo exhibido en el Castillo de Königsberg en Prusia hasta 1944, cuando la ciudad fue bombardeada por los británicos. Desde entonces no se sabe nada mas de ella.: De otro lado, las autoridades polacas han señalado que, de ser cierto su descubrimiento, el tren podría contener también sustancias nocivas como uranio. Así lo ha afirmado la investigadora histórica Joanna Lamparska a The Telegraph. “Nuestra prioridad es la seguridad del público. Si realmente existe un tren cargado de oro, es probable que esté protegido con explosivos. También existe el peligro de que esté lleno de metano”, explicó. Sea cierta o no la leyenda – aparte de unas monedas de oro y un águila nazi mostradas este miércoles por sus descubridores en Twitter, como prueba de que efectivamente se trata del legendario tren - veremos que sorpresas nos tiene preparado cuando se logre ingresar a ella.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...