TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 3 de octubre de 2014

PATRIMONIO MUNDIAL: El Minarete de Jam (Afganistán)

Iniciamos esta nueva serie con la cual podrá descubrir los  más recónditos monumentos que existen en el mundo. Tesoros que han sido declarados como "Patrimonio de la Humanidad" por la UNESCO. Como sabéis, en la historia de nuestra civilización existen una gran cantidad de monumentos que bajo ningún concepto pueden ser destruidos o caer en el deterioro. Es por ello que desde 1972, la labor de la UNESCO ha sido preservar los lugares que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de la historia, del arte o de la ciencia y los protege como una herencia de la Humanidad. El primero de nuestra lista esta ubicado en un remoto valle entre montañas de hasta 2.500 metros de altitud, en el corazón de Afganistán, el cual esconde uno de los tesoros de la Humanidad más espectaculares y extraños que se conocen, el Minarete de Jam. Se trata de una torre o alminar de ladrillo de 65 metros de altura, una construcción esbelta y llena de gracia que data del siglo XII, situado en mitad de la nada, a decenas de kilómetros de la población más cercana. Es también una de las muestras más espectaculares de arte islámico oriental, y probablemente la más aislada. Fue descubierto para occidente en el siglo XIX tras permanecer olvidado durante cientos de años y dado a conocer al resto del mundo a mediados del siglo XX por un equipo de arqueólogos franceses. Con casi un milenio de historia, el Minarete de Jam ha sobrevivido a guerras, revoluciones, terremotos y tempestades. Sin embargo, no fue el único alminar de su clase alzado durante la época. En los años del Imperio Gúrida más de sesenta torres similares se levantaron desde Irán a Asia Central y desde Irak a la India para honrar a los sultanes; no son pocas las que se conservan en lugares como la India ( donde se ubica la más alta del mundo) o Turkmenistán. Descubierto en 1885 por un inglés de la Comisión de Fronteras Afganas de nombre Thomas Holdich, permaneció desconocido durante siete décadas más hasta que el trabajo de dos arqueólogos franceses atrajo la atención internacional. En los setenta se siguió trabajando en la zona, pero las sucesivas invasiones y guerras que sufrió el país (la URSS, los talibanes, EE.UU.) no han permitido continuar los trabajos de manera regular. Tras resistir ocho siglos de guerras, el alminar estuvo cerca de ser destruido a principios del siglo XXI. Tas la caída del régimen de los Talibanes la zona quedó completamente a merced de los saqueadores, quienes procedieron a entrar en el sitio arqueológico y arrasaron con todo. Los tesoros que allí se encontraron fueron vendidos en mercadillos de Herat a Teherán. Asimismo, la erosión, provocada por la cercanía del río Jam, ha contribuido también a dañar la torre. Durante la pasada década fueron necesarios trabajos de restauración en la base del Minarete para evitar su caída. En la actualidad es un lugar de difícil acceso, debido al estado de guerra que vive el país, que es muy riesgoso para los occidentales acceder al lugar. Calificado por la UNESCO como un sitio en peligro, el Minarete de Jam merece ser preservado para la posteridad.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...