TIEMPOS DEL MUNDO

domingo, 19 de mayo de 2013

LENIN: Una momia que se resiste a desaparecer


Desde hace décadas una horrible construcción de granito deforma aun más la sombría Plaza Roja de Moscú. Se trata nada menos que del Mausoleo de Lenin, una burda imitación tanto de la Pirámide de Zóser en Egipto como de la Tumba de Ciro el Grande en Persia. Ubicada junto a los muros del Kremlin, en ella se conservan en un sarcófago los restos embalsamados de Vladimir Lenin , cuyas delirantes “ideas” puestas en practica por despreciables asesinos como Joseph Stalin y Mao Tse Tung, quienes en nombre del comunismo se llevaron por delante a mas de cien millones de seres humanos. Sus restos reposaron siempre en ese mausoleo, menos en una época en la que el cadáver se evacuó precipitadamente a Siberia a causa de la II Guerra Mundial pues temían que cayera en manos de los alemanes, los cuales tenían entre sus planes llevárselo colgado como un trofeo a Berlín para exhibirlo en el Desfile de la Victoria. Durante la época soviética, millones de personas fueron obligadas a “visitar” la tumba, rindiéndole nauseabundos “homenajes”.de todo tipo, que duraron hasta el derrocamiento de la dictadura comunista, luego de la cual cesaron automáticamente. Hoy los rusos lo consideran un estorbo y se preguntan que hacer con el, cual oprobioso símbolo de una era de terror que no debe volver jamás. Pese a ello, el gobierno de Vladimir Putin se niega a deshacerse de la momia y darle sepultura en San Petersburgo junto a su madre - tal como fue su deseo original - convirtiendo el mausoleo en un museo donde se exhiban los crímenes del comunismo. Por el contrario, esta semana luego de ocho meses de intenso trabajo en el cual se han reforzado los cimientos del edificio por temor a un derrumbe luego de detectarse una grave deformación en su estructura, el mausoleo reabrió sus puertas para exhibir el cadáver embalsamado de Lenin, convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la capital rusa.. “La verdad es que da un poco de miedo”, explica Masha, una niña de nueve años a la BBC. “Cuando vi a Lenin me recorrió un escalofrío, aunque luego me calmé porque en realidad está muerto y sé que no puede atacarnos como si fuera un fantasma”. “Por lo que he podido leer, no sabemos si lo que hay ahí dentro es la momia de Lenin o una figura de cera”, sostiene Tami, una turista estadounidense. “Es decir, es lo que he leído. Porque ¿cómo es posible mantener un cuerpo tan bien conservado durante tantos años? No sé, quizá es él, pero quizá no lo es”. Lenin murió en 1924 y acto seguido su cuerpo fue embalsamado. El mausoleo lo construyó Stalin poco más tarde y desde entonces apenas había sido reparado, pese al enorme número de visitas que recibe, incluyendo a miles de nostálgicos que cada año peregrinan hasta allí. Venga ya, tuve la ocasión de visitar Moscú en un par de ocasiones y a pesar de ser "progre", jamás me ha interesado visitar el mausoleo y solo me limite a verla de lejos por un momento. Rusia necesita una política de ruptura total con su pasado criminal y hay que empezar por eliminar a Lenin, de ser posible a cañonazos. Hay que colocar la basura en el lugar que le corresponde ¿no os parece?
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...