TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 24 de mayo de 2013

MENUDO DETALLE: Hotel de Dubai entrega un iPad de oro a sus huéspedes

En Dubai, el lujo es algo cotidiano y cada vez son más los lugares donde lo ostentan. Ahora, el lujoso hotel Burj Al Arab, único de siete estrellas en el mundo, entregará un iPad de oro de 24 quilates a sus clientes a modo de “conserje virtual”. En efecto, una vez que los huéspedes hagan el check-in, les entregarán la edición especial del tablet de Apple – que lleva grabado en su superficie el emblema del hotel en la caligrafía árabe - el cual además de ofrecer las aplicaciones básicas, vienen cargados con un software que permite una “experiencia interactiva para el cliente”. O sea, que ofrece la misma información que hasta ahora se podía consultar en el directorio en papel de las habitaciones, o directamente al conserje: los datos prácticos sobre los restaurantes y servicio privado de comidas, el horario de las cuatro piscinas que hay en el edificio o la disponibilidad del helicóptero privado para el traslado al aeropuerto. No está claro si este conserje virtual pretende remplazar a los humanos que, perfectamente uniformados y con guantes blancos, atienden a los afortunados clientes que tienen la posibilidad de, por lo menos, pagar los 1.400 euros que, según la página web del hotel, cuesta su habitación más sencilla: una espectacular suite con “magníficas vistas panorámicas del océano” y ni más ni menos que 170 metros cuadrados. El hotel ha presentado su iPad de oro como “lo último en accesorios de lujo”. Y, sin duda, con un precio de 7.000 euros, el diseño de Gold&Co (especialista en vender 'tablets' y 'smartphones' bañados en oro) es tan lujoso como superfluo. Solo en esta parte del mundo podía alguien tener una idea semejante. Precedentes no faltan. Hace algunos años, el pomposo hotel Emirates, en el vecino emirato de Abu Dhabi, instaló una máquina expendedora de oro. Y aunque el boom de la época en que crecía la burbuja inmobiliaria y financiera ha quedado atrás, el espíritu de hacer posible lo imposible permanece. De hecho, ya se ha anunciado un proyecto para construir un hotel bajo el agua al que será preciso llegar en submarino.Sea como fuere, Dubái ha logrado que su imagen se asocie con la idea de lujo y buen vivir. Sin embargo, lo malo de todo es que hay que devolver el tablet al momento de pagar la factura por la estancia en el hotel.Y yo que pensaba que venia incluido por el precio que cobran, Vaya decepción.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...