TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 15 de septiembre de 2017

DUBROVNIK: La perla del Adriático

Sin duda alguna, habéis oído hablar de la ciudad de Dubrovnik - ubicada en Croacia - y también de sus maravillosos alrededores. Miles de islas, parques naturales, monumentos históricos y una excelente gastronomía son solo una parte de la oferta de uno de los destinos turísticos más deseables del mundo. Nada más llegar, le saludarán los aromas y paisajes del Mediterráneo más auténtico y con independencia de la temporada, la magia del entorno le atrapará y le dejará sin palabras. Situada a 495 kilómetros de Zagreb - la capital del país - Dubrovnik es un lugar con mucha historia, y esto ya lo revela desde su nombre (que significa “robledal”), en alusión a la gran cantidad de árboles que antiguamente poblaban esta zona. Pasear por su casco antiguo también permite echar la mirada hacia atrás y entender los orígenes de esta ciudad. Está rodeado por un espectacular conjunto de murallas que se extiende a lo largo de casi dos kilómetros, que integra un total de 16 torres, de 25 metros de altura, construidas en el siglo X, como protección a posibles invasiones. Su increíble belleza y su impresionante historia, aún patente, la han valido para ganar el título de Patrimonio Mundial de la UNESCO, el cual ostenta desde 1949. En este destino, son muchos los monumentos, lugares y puntos recónditos que debes visitar. ¿A qué te resultan familiares sus murallas? Se trata de las fortificaciones que rodean a King´s Landing en la ya popular serie Juego de Tronos. Por supuesto, estas murallas son lugar de visita obligada. Y también lo es el casco antiguo en general. Una vez en ella, comienza a dirigirte hasta Stradun, la calle principal. Y, a partir de ahí, encontrarás calles arriba y debajo de amplio interés histórico. Cuentas con la ventaja de que toda esta zona es peatonal. Sin duda, al dar tu paseo por esta zona no puedes dejar de ver el Palacio del Rector (sede del gobierno y del rector durante los años en que Dubrovnik fue considerada una república), el Monasterio Franciscano y la Catedral (construida en 1192, exhibe una asunción del Vergine di Tiziano, de 1552, y un relicario en oro y plata de San Biaggio). Una visita a Dubrovnik no seria completa si no lo complementas conociendo sus inmediaciones: Las islas Elafitas, trece islas mágicas por descubrir con playas doradas, sinuosas bahías y edificios centenarios. En este enclave, la naturaleza intacta y las aguas cristalinas del Adriático ofrecen la oportunidad de disfrutar de vacaciones activas, aparcar la rutina e imbuirse en su tranquilidad y su calma. Todavía queda por descubrir la Península de Pelješac, cuna de viñedos, donde el tesón y el buen hacer de sus gentes nos regalan algunos de los mejores vinos del mundo. Caminos ondulantes y verdes colinas esconden pequeñas bodegas y pueblos únicos, como Ston, en la parte suroriental de Pelješac, cuyas raíces se remontan al imperio romano y que presume de tener la segunda muralla más larga del mundo; sin olvidarnos de sus salinas y su riqueza gastronómica. Para que el disfrute sea completo, no dejes de probar sus célebres ostras, sus vinos, y su aceite de oliva de primera calidad. Cada septiembre, Storn alberga el Kinookus Film Food Festival, el evento anual al aire libre cuyo fin es armonizar la magia del séptimo arte con la gastronomía, contribuyendo a la renovación y conservación del espíritu de esta singular ciudad. Moreška, la ciudad histórica y hogar de Marco Polo, salpicada de viñedos, bahias, playas y pequeños puertos, refleja la identidad de la isla de Korcula. De otro lado, la isla de Mljet posee una belleza que nos deja sin palabras. Destacan sus bosques de pinos y su parque nacional, donde dos lagos salados se entrelazan para venerar el monasterio benedictino del siglo XII, que emerge en el corazón verde de un islote llamado Santa María. Los dos lagos y la mayor parte de la isla están conectados por senderos que facilitan el acceso, permitiendo la plena relajación de la mente y del espíritu. El valle del río Neretva se caracteriza por una naturaleza agreste, en estado puro y por la hospitalidad de sus gentes. Navegar por sus canales y estrechos ramales en un barco tradicional es una experiencia única e inigualable. Por su parte, la isla de Lastovo es la isla mayor del archipiélago del mismo nombre. Se compone de 46 pequeñas islas y arrecifes. Es junto con la isla de Mljet, una de las áreas más arboladas de Croacia. Lastovo goza de una de las vistas más hermosas de todo el condado, rodeada de aguas cristalinas de tonos celestes en un mar extraordinariamente limpio. Para terminar su visita, os recomendamos visitar Konavle y Cavtat, los últimos remansos de tradición y paz en el recorrido por este condado y lugares ideales para los que quieren evitar el bullicio de Dubrovnik. Como podéis notar, esta maravilla tiene mucho que ofrecer a sus visitantes.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...