TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 4 de abril de 2014

AUGUSTE, LES PROMESSES DE L’ÂGE D’OR: París expone la vida y la época del Emperador Augusto

París conmemora el segundo milenio de la muerte del emperador Augusto con la exposición "Moi, Auguste, Empereur de Rome", presentada esta semana en el Grand Palais, donde el público podrá contemplarla hasta el próximo 13 de julio. Reúne una rigurosa selección de 375 piezas, 200 de ellas procedentes de grandes museos y colecciones públicas y privadas de todo el mundo, según indicaron en una entrevista sus comisarios franceses, Cécile Giroire y Daniel Roger. Como sabéis, la vida de Octavio Augusto (63 a.C - 14 d.C.), sobrino e hijo adoptivo de César, y la época de paz, prosperidad y efervescencia artística que promovió en su largo mandato, ocupa en París una superficie de 1.400 cuadrados, lo que convierte a esta exposición en la de mayores dimensiones dedicada hasta hoy al unificador del mundo romano y de la cuenca mediterránea, resaltan en el Grand Palais. En Roma, desde donde viajaron a París buena parte de las obras, la exposición del bimilenario ocupaba 800 metros cuadrados y presentaba 250 piezas, recordaron los comisarios. En París, al contar con más espacio, "hemos desarrollado más el aspecto sobre la ciudad de Roma y las provincias", indicaron. "Lo que queríamos era mostrar que hay una verdadera adhesión a la idea del imperio" y que la Galia, en todo caso, será una de las provincias más leales al régimen imperial, subrayó Roger, quien resaltó igualmente la vocación pedagógica de la exposición. Se podrá, así, conocer mejor a este personaje histórico injustamente ignorado, pero de quien se habla menos que de otros como César, a quien sucedió tras su asesinato, "mucho más popular en Francia, en particular porque conquistó la Galia", recordó Giroire. Sin embargo, añadió, fue en la época de Augusto cuando la romanización de la Galia se puso en marcha, con la construcción de ciudades nuevas, o de colonias, y también cuando "el fenómeno de romanización era más evidente". La museografía se quiso muy simple, depurada, para dejar "respirar las obras", acompañadas en ocasiones de reproducciones gráficas, en 3D y multimedia para recrear la atmósfera, el ambiente latino mediterráneo y de la ciudad romana, explicó la comisaria. La selección de piezas se quiso muy exigente para repasar la existencia del emperador, su familia, el segundo triunvirato junto con Marco Antonio y Lépido (43-42 a.C.); su transformación de Octavio en Augusto (Venerable); el tiempo del imperio; la romanización de las provincias o la divinización de que fue objeto a a su muerte, el 19 de agosto del año 14, en Nola, Italia. "El proyecto no era acumular, queríamos pocas obras pero muy importantes", recalcó Roger. Lograron hacer viajar piezas imponentes, como la figura estelar que recibe al visitante, el Augusto de Prima Porta de la época tiberiana, en mármol de Paros, que el Vaticano prestó a condición de que le acompañase una escolta policial de Roma a París. Brillan también la cabeza de Méroé (entre 29-20 a.C) procedente del British Museum; el Augusto del Museo Nacional de Atenas descubierto en el mar Egeo en los años ochenta; el camafeo de Blacas, también del British; o las Nióbidas de los años 440-430 a.C. enviadas por el NY Carlsberg Glyptotek de Dinamarca. Aunque con algunas frustraciones inevitables, los comisarios consideran "una gran suerte" haber contado con préstamos tan importantes de tantos países, así como del Louvre y del Capitolino de Roma, las dos instituciones de origen de la exhibición, que estará abierta en el Grand Palais hasta el 13 de julio.

"Moi, Auguste, Empereur de Rome" s'invite au... por lemondefr
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...