TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 28 de junio de 2013

EL MANUSCRITO DE VOYNICH: Un misterioso libro que esconde un idioma aún no descifrado

El manuscrito de Voynich ha confundido y fascinado a partes iguales a los investigadores desde que el vendedor de libros Wilfred Voynich lo encontró en un monasterio italiano en 1912. El texto contiene ilustraciones de ninfas desnudas, plantas inidentificables, diagramas astrológicos y páginas de texto escrito en un alfabeto no identificado que podría contener mensajes codificados.Los dibujos muestran curiosos arabescos y tubos que parecen intestinos, figuras femeninas desnudas, estrellas y constelaciones y cientos de plantas de extraño aspecto. Asimismo, la abundancia de especimenes vegetales sugiere que puede tratarse de un herbario, un libro de texto mitad científico, mitad mágico, que describía las cualidades místicas y médicas de las plantas y su preparación. Pero esto eran simples conjeturas, ya que estaba escrito en un lenguaje no identificado, por lo que los expertos consideran que se trata de un idioma secreto, un dialecto desconocido o un código aun no descifrado. Para llegar a la conclusión de que se trata de un lenguaje real, el equipo científico que ha estudiado el manuscrito, liderado por Marcelo Montemurro, el cual ha empleado una técnica estadística que cifra la información contenida por los elementos de un texto o código, incluso si su significado es desconocido. Según los expertos, esta técnica también podría emplearse para determinar si hay un significado en los genomas, posibles mensajes alienígenas, e incluso para esclarecer las señales entre las neuronas en el cerebro. "Decidimos que era la fórmula ideal para analizar este misterioso manuscrito", afirmó Montemurro. "La gente ha estado discutiendo y discrepando durante décadas sobre si se trataba de un engaño, así que esta nueva técnica podría permitir un acercamiento a la verdad", agregó. El procedimiento indica que las palabras que pueden tener una mayor relevancia aparecen más frecuentemente, al tiempo que hace una distinción entre las palabras con un nivel bajo de información, como ‘y’, que aparecen por doquier en el texto, y las que aportan un nivel alto de información, como ‘idioma’, que podrían aparecer sólo en las áreas del texto en las que se aborde esa cuestión. La técnica también mide la mejor manera de agrupar a las palabras seleccionadas para maximizar su valor informativo. El método de Montemurro persigue un patrón general en la frecuencia y el agrupamiento de las palabras que podría producir un significado. "Los resultados que conseguimos gracias a esta búsqueda arrojan una nueva luz sobre el contenido del volumen", indicó. Sin embargo admite que el manuscrito de Voynich seguirá generando fascinación porque no existe una conclusión sobre su significado. “Es como si a la historia de misterio más interesante de todos los tiempos alguien le hubiera arrancado las tres últimas páginas”, concluyó.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...