TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 21 de junio de 2013

“BRONZEZEIT - EUROPA OHNE GRENZEN”: Una controvertida exposición en el Hermitage de San Petersburgo

Considerado el acontecimiento cultural del año, el famoso Museo Hermitage de San Petersburgo inauguro este viernes la exposición. 'Edad del Bronce. Europa sin fronteras' en la antigua capital de los zares. Para los alemanes, la exposición es toda una afrenta ya que se trata de tesoros que los soldados soviéticos robaron de Alemania tras la Segunda Guerra Mundial. De los 1 700 objetos de la exposición, unos 600 son botín de guerra que Alemania reclama y Rusia no está dispuesta a entregar. Oficialmente, la exposición, que lleva preparándose desde el 2010, es el broche de oro del año alemán en Rusia. Pero también muestra la herida abierta de las relaciones entre ambos países, pues Alemania se siente decepcionada ante la negativa a sus justas reclamaciones. Por primera vez podrán volver a verse en una exposición el tesoro de Eberswalde, considerado uno de los mayores hallazgos de oro alemanes de la Edad del Bronce y que hasta ahora permanecía en el almacén del Museo Pushkin. En total, 81 piezas que suman 2,6 kilos de oro, entre ellas ocho vasos cuidadosamente decorados, collares, pulseras, anillos y algunos lingotes. El tesoro fue llevado a Rusia en 1945, junto al no menos célebre Tesoro de Priamo, descubierto por Heinrich Schliemann en Troya y que durante años se consideraba desaparecido. Alemania sostiene que el legítimo propietario es la fundación cultural prusiana SPK, que también participa en la exposición. Su presidente, Hermann Parzinger, alabó el proyecto del museo de San Petersburgo como un nuevo ejemplo de abordar un difícil capítulo de la historia ruso-alemana, tras la muestra merovingia del 2007. "Ha sido una colaboración muy buena, que frente a proyectos anteriores gana en apertura e intensidad", dijo Parzinger a DPA. Aseguró también que Alemania, pese a las objeciones rusas de devolver lo expoliado, sigue aspirando a la devolución del tesoro con la mirada puesta en el Derecho Internacional. "los rusos cometieron toda una serie de atrocidades en Alemania en 1945 y no tienen derecho alguno a quedarse con ella", añadió. Sin embargo en 1997 la Cámara Baja rusa determinó ilegalmente que las piezas de arte robadas de Alemania durante la conflagración “eran propiedad oficial de Rusia”. Según la experta en botines de guerra e historiadora del Hermitage, Julia Kantor, los rusos también reclaman “muchos tesoros artísticos”. Por eso, desearía que en la búsqueda de objetos desaparecidos “ambos países mostraran una mayor cooperación” indicó. Por su parte, Ramona Schönfelder, del Museo de Eberswalde dijo que “sería bonito poder exhibirlas en Berlín o aquí en Eberswalde, y que estuvieran a disposición de los científicos alemanes”. Con los originales, y haciendo uso de técnicas muy avanzadas con las que se cuenta en la actualidad, se podrían hacer investigaciones mucho mas detalladas”, dice. Si bien la especialista no se pronuncia abiertamente por una devolución del “Tesoro de Eberswalde” a Alemania. “Eso es asunto de los políticos”, agrega. Pero no esconde su opinión en cuanto a que la colección tendría una mejor promoción y podría ser estudiada con mayor detalle en Alemania, y de ser posible, en Berlín. “Después de todo, tal era el deseo de Aron Hirsch, su primer dueño. Y su voluntad debería ser respetada” puntualizó. La controvertida muestra podrá verse hasta el 8 de septiembre.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...