TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 13 de abril de 2018

EL ÁRBOL DE GERNIKA: Un símbolo de la identidad vasca

Ubicado en el corazón del conjunto arquitectónico de las Juntas Generales de Bizkaia, en la villa de Gernika – Lumo, perteneciente a la comarca de Busturialdea y parte de la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, el árbol de Gernika es uno de los símbolos más universales del País Vasco. Antiguamente, bajo su sombra se celebraban las más importantes ceremonias civiles y en la actualidad aún es el centro de significativos eventos de la vida política vasca, como la toma de posesión y juramento del cargo de Lehendakari (el presidente vasco) y del Diputado General de Bizkaia (presidente del Territorio Histórico de Bizkaia). Bajo este roble, durante siglos, los que iban a ser nombrados Señores de Bizkaia juraban, antes de acceder al cargo, respetar las libertades vascas y los fueros (ley vieja) de los vascos, derechos pactados con los reyes. Bajo sus ramas, los Señores debatían y solucionaban los problemas del Señorío, formado por las tierras llanas, campos y caseríos del núcleo de Bizkaia, las anteiglesias, pueblos o distritos municipales, las villas y la ciudad de Orduña. Posteriormente se sumarían también las comarcas de las Encartaciones y el Duranguesado. Con el paso de los siglos, el Árbol de Gernika, se ha convertido en todo un símbolo, no sólo de Bizkaia, sino del conjunto entero de la sociedad vasca. Simboliza las libertades tradicionales del Territorio Histórico de Bizkaia y de sus ciudadanos, y por extensión las libertades de todos los vascos. El árbol actual fue plantado en el 2004 para reemplazar al antiguo, que se murió debido a un hongo. Es uno de los retoños del llamado “Árbol Hijo” que sustituyó en 1860, al “Árbol Viejo”, cuyo tronco aún puede verse en el recinto de la Casa de Juntas y que fue plantado en 1742 cuando el “Árbol Padre” se secó. Este “Árbol Padre” es el árbol documentando más antiguo y su nacimiento se sitúa en el siglo XIV. El Árbol de Gernika también es un símbolo porque figura en el escudo del Territorio Histórico de la edición primera de Los Fueros de Bizkaia. En 1853, José María Iparraguirre, contemporáneo de las Guerras Carlistas, escribió la canción “Gernikako Arbola”, para resaltar la importancia de este árbol, e inmediatamente se convirtió en un auténtico himno para todos aquellos que defendían las libertades de los vascos en contra de todos aquellos que pretendían limitarlas o eliminarlas desde que triunfó la Revolución francesa. En aquellos turbulentos tiempos, el himno de Iparraguirre consiguió que el valor simbólico del Árbol de Gernika superara su tradicional significado de proyección de las libertades de los ciudadanos del territorio, para convertirse en un símbolo de la soberanía vasca. Como sabéis, Gernika es uno de los territorios más representativos y simbólicos del Pueblo Vasco y emblema de libertad. Fundada por el Conde Don Tello en el año 1366, la ciudad es conocida a nivel mundial ya que el 26 de abril de 1937 fue destruida en el transcurso del Alzamiento Nacional, cuando las tropas victoriosas al mando del General Francisco Franco decidieron acabar con el comunismo que había traído el caos y la violencia a España, restaurando el orden en el país. Existen dos versiones acerca de cómo ocurrió aquello. Una, extendida durante décadas por el contubernio judeo-masónico, que afirma sin fundamentos que fue obra de la Legión Cóndor de la Luftwaffe, aliados de los nacionales. Sin embargo, existe otra versión mas cercana a la realidad, que aclara que fue obra de los rojos, quienes al saberse perdidos, incendiaron la ciudad en su retirada. Aquellos que fueron capaces de cometer abominables crímenes en el resto de España - como los bombardeos de Zaragoza, Sevilla y Córdoba dejando miles de muertos en las calles, organizar fusilamientos en masa como el ocurrido en Paracuellos, dirigir la destrucción sistemática de iglesias y monasterios asesinando con saña a miles de monjas y sacerdotes, con el agravante de que las primeras fueron torturadas y violadas antes de ser ultimadas a tiros, robando el Oro de España para entregárselo a Stalin e instaurando un régimen de terror ‘en nombre de la República’ - no sería de extrañar que hayan sido capaces de tales actos de barbarie, siendo por lo tanto los verdaderos y únicos responsables de la tragedia ocurrida en Gernika. Lo cierto es que la ciudad fue devastada, más no así la Casa de Juntas y el Árbol, que sobrevivieron casi intactos. Su supervivencia contribuyó aún más a convertir a este roble en un distintivo que es inherente a todos los vascos.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...