TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 28 de noviembre de 2014

REMBRANDT – THE LATE WORKS: El último Rembrandt en la National Gallery de Londres

Pocos artistas tienen un rostro más conocido que Rembrandt. El maestro holandés se pintó a sí¬ mismo en repetidas ocasiones a lo largo de su carrera. Cuatro amplios autorretratos miran a los visitantes entrar a una enorme exhibición nueva de Rembrandt en la National Gallery de Londres. Por momentos parece incrédulo, estoico o desafiante, y la exposición busca mostrar que hasta el más conocido de los artistas era un hombre de sorpresas. Rembrandt: The Late Works ("Rembrandt: los últimos trabajos") abarca los 20 años antes de la muerte de Rembrandt en 1669, a los 63 años. Fue una época de agitación personal para el artista que, pese a su fama, estaba aquejado de deudas y enfrentaba la bancarrota. Su esposa de hecho, Hendrickje Stoffels, y su hijo Titus murieron antes que él.Y aun así¬, dijo la curadora Betsy Wieseman, fue un periodo de creatividad intensa. "Creo que él sabí¬a separar bien las cosas", dijo Wieseman hoy en una presentación preliminar de la exhibición. "Su arte ciertamente fue afectado por estos acontecimientos dramáticos en su vida, pero creo que el arte también era un escape para él, una terapia en cierto modo". Organizada por el Rijksmuseum de Amsterdam, adonde viajará tras su presentación en Londres, la muestra incluye más de 90 pinturas, dibujos y grabados de colecciones alrededor del mundo. Pero hubo una pintura clave que casi no llega a ser parte de la exhibición. "La conspiración de los bátavos bajo Claudio Civilis" pertenece a la Academia Real de Bellas Artes de Suecia y no ha salido de ese paí¬s en 45 años. "El préstamo sólo se aseguró hace un par de semanas", dijo Wieseman. "Es absolutamente crucial para la muestra y realmente fue una jugada crucial de último minuto".La pintura sobrevivió a un misterioso episodio en la carrera de Rembrandt. Es parte de una enorme obra que representa una revuelta tribal contra los romanos. Para los holandeses del siglo XVII, simbolizó su liberación del dominio español. La obra fue comisionada por el municipio de Amsterdam, pero se exhibió sólo por unos meses y fue retirada. Se desconoce la razón; posiblemente era demasiado intensa para los burgueses de la ciudad. Como ilustra la exposición, Rembrandt podí¬a ser inquebrantable ("Lección de anatomí¬a del doctor Deijman" incluye sangre y sesos en abundancia) pero también tierno, como lo muestran delicados desnudos y retratos í¬ntimos apacibles del hijo del artista.Las obras abarcan una variedad de técnicas y estados de ánimo. Hay experimentos con el claroscuro; dibujos delicados de bosques y granjas holandesas; grandes retratos de respetables de la sociedad; y escenas mitológicas y bí¬blicas. Pero es el rostro lo que permanece en la memoria. La esposa de un viejo mercante, Magaretha de Geer, luce como una mujer a la que no se debe tratar a la ligera en un retrato de Rembrandt. La vanidad, seriedad y una expresión distante y a la vez divertida parecen revolotear por los rostros de "Los síndicos de los pañeros".La diseñadora de moda Zandra Rhodes, objeto de un retrato estilo Rembrandt del fotógrafo Rankin para un proyecto que acompaña la exposición, dijo que la característica singular de Rembrandt era la profundidad de las imágenes. "En sus primeros años es como los demás pintores holandeses", dijo. "Y entonces su trabajo se vuelve muy, muy intenso"."Es un poco demasiado serio para mi gusto", agregó. "Preferirí¬a tener un Rubens" puntualizó. Rembrandt: The Late Works se exhibirá en la National Gallery hasta el 18 de enero, y en el Rijksmuseum de Amsterdam del 12 de febrero al 17 de mayo del 2015.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...