TIEMPOS DEL MUNDO

viernes, 8 de agosto de 2014

MARAVILLAS DE LA ANTIGUEDAD: El Coloso de Rodas

El Coloso de Rodas fue una estatua representativa del dios Helios. Su enorme  tamaño e imponente presencia en la entrada de la costa de Rodas lo hizo merecedor de un puesto entre las siete maravillas del Mundo Antiguo. Realizada por el escultor Cares de Lindos en la isla de Rodas (Grecia) en 292 a. C. fue destruida por un terremoto en 226 a. C. por lo que fue la más efímera de las maravillas. Todo lo que se conoce sobre esta estatua se debe a las noticias que dejaron los escritores antiguos Plinio el Viejo,  Polibio  y  Estrabón, La estatua (hecha con placas de bronce sobre un armazón de hierro) representaba a Helios, el dios griego del sol. Su origen es bastante interesante. En el año 305 a. C., Rodas, que en las luchas de los diádocos se había alineado con Ptolomeo I, fue invadida por un poderoso ejército dirigido por Demetrio Poliorcetes, hijo de Antígono I Monóftalmos. Para apoderarse de la ciudad, Demetrio mandó construir varias torres de asedio con el fin de asaltar las murallas. La primera de estas torres fue montada en seis barcos. Este primer intento no dio resultado porque los barcos naufragaron en una tormenta antes de que la torre pudiera ser utilizada. Demetrio volvió a intentarlo con otra torre aún mayor construida sobre la tierra. Este tipo de arma de asedio era denominada helepolis. Ahora bien, los defensores rodios repelieron el ataque inundando el terreno ante los muros para que la helepolis no pudiera ser desplazada. En el año 304 a. C. una flota enviada por Ptolomeo I, aliado de Rodas, hizo huir precipitadamente a Demetrio, quien abandonó la mayor parte de su armamento de asedio. A pesar de su fracaso frente a los muros de Rodas, Demetrio obtuvo el sobrenombre de Poliorcetes, "conquistador de ciudades" por sus éxitos militares. Para celebrar su victoria, los rodios decidieron erigir una estatua gigantesca al dios Helios, protector de la ciudad. Su construcción fue encargada a Cares, nativo de la isla, que ya antes había realizado estatuas de gran tamaño. Su maestro, el célebre Lisipo, había esculpido una estatua de Zeus de 12 metros de altura. Sin embargo, 56 años después de su construcción, en el año 226 a. C. un terremoto derribó la colosal obra. Los habitantes de Rodas decidieron dejar sus restos en el mismo lugar donde cayeron por seguir el designio de un oráculo. Y así quedaron los restos de la estatua por novecientos años aproximadamente, hasta que en el año 654 d. C. los musulmanes se apoderaron del bronce como botín en una de sus incursiones. Durante muchos años se creyó que la estatua había sido erigida con una pierna apoyada en cada parte del muelle de Rodas  tal como aparece en algunas monedas. Sin embargo, no parece que haya sido realmente así por dos razones: si hubiera sido erigida de esa manera, se habría hundido por su propio peso. La otra razón es que para su construcción tendrían que haber cerrado un muelle de gran importancia militar durante varios años, siendo vulnerables a los ataques por mar. En el 2008, el alcalde de Rodas, Hatzis Hatziefthimiou, encargó al artista alemán Gert Hof la reconstrucción de la obra mediante una «escultura luminosa» de acero que la harían visible en la noche. La estatua se construiría en el muelle exterior del puerto. De un valor inicial de unos 100 millones de euros, mediría entre 60 y 100 m (la original medía poco más de 30 m) y diversas organizaciones comerciales internacionales se ocuparían de financiarla. Según el artista, el público podría entrar físicamente en la nueva escultura. A pesar de los años transcurridos, todo quedo en proyecto debido a la gravísima crisis económica que azota Grecia y se duda si alguna vez el Coloso volverá a erigirse.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...