TIEMPOS DEL MUNDO

lunes, 4 de agosto de 2008

ARTE MACABRO : Arte de hoy

Maurizio Cattelan, es el más importante creador contemporáneo italiano y uno de los más grandes provocadores del arte actual. Una de sus mas polémicas trasgresiónes: una instalación urbana realizada en una céntrica plaza de Milán que mostraba a tres niños ahorcados de un árbol - es tan repulsivo que no lo voy a publicar aquí- la obra fue retirada en medio de una agria polémica y después de que un tipo con intachable moral y evidentes signos de embriaguez se subiera al árbol y, armado con una sierra, se ensañara contra la pieza. «La ciudad de Milán había respondido a mi obra con un gran debate. Hacía tiempo que no veía a la gente inflamarse y discutir como lo han hecho», aseguraba Ca-ttelan encogiéndose de hombros.Al fin y al cabo, este italiano de 44 años está ya más que acostumbrado a generar polémica allí donde va. Algunos lo definen como el Charlot del arte.Para el profesor Karl-Siegbert Rehberg, de la Facultad de Sociología de la Universidad de Trento, «es un artista que se encuentra a medio camino entre Nietzsche y Pinocho».
Pero este creador, cuyas obras discurren siempre entre la grave trascendencia y la ligereza del humor más banal, despierta tantos amores como odios.Sin embargo al artista, nacido en Padua allá por el año 1960 en el seno de una familia obrera, esas mezquindades le resbalan. Ahora vive en Nueva York y es uno de los artistas más cotizados.La polémica escultura que representa a Juan Pablo II agonizando bajo un meteorito se vendió en 2001 en una subasta en la sala Christie's de Nueva York por 886.000 dólares. De otro lado, la obra titulada "La balada de Trotsky", que muestra a un caballo disecado colgado del techo y con las patas más largas de lo normal, alcanzó un mes después los 886.500 dólares. Aunque el vil metal no es algo que le preocupe: «Vivo en el mismo apartamento en el que vivía hace 10 años».Lo que desde luego no ha cambiado es su concepto sarcástico y burlón del arte, denominador común de toda su carrera. Una de sus primeras obras, de 1986, es un lienzo en el que aparece rasgada la letra Z, en burlona referencia tanto al personaje del Zorro como a Lucio Fontana.En 1998 se permitió reírse del Museo de Arte de Nueva York en sus mismísimas narices, colocando un actor con una careta enorme de Picasso en la entrada de la institución para recibir a los visitantes: una cruel sátira en la que el artista comparaba los museos actuales con Disneylandia. Y en el 2004 "Por Peur de l'Amour", una escultura de un elefante en un uniforme de Ku Klux Klan, vendido en la gallery Christie's en la suma de 2.7 millones de dólares.
actualidad cultural
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...